Más del 25% de las ventas a crédito doméstico en México, Brasil, Canadá y Estados Unidos permanece sin pagar durante más de 90 días después de su vencimiento. Esto fue informado por una de cada dos empresas encuestadas en estos países. Como consecuencia de los retrasos en el pago por parte de sus compradores nacionales, el 35% de los negocios encuestados tuvo que retrasar los pagos a sus propios proveedores o tomar medidas específicas para evitar graves afectaciones en su flujo de efectivo.
A través de una encuesta denominada Barómetro de Prácticas de Pago de Atradius se llevan a cabo revisiones anuales de las prácticas de pago corporativas a nivel internacional. En este informe, centrado en América, se entrevistaron proveedores del sector B2B en Brasil, Canadá, México y Estados Unidos (871 empresas de distintos sectores industriales).

Este estudio destaca que las empresas reportaron que el 93% de sus pagos fueron de facturas vencidas en sus ventas nacionales durante el 2017 (tasa de respuesta en Europa: 90%). Los retrasos en el pago de los clientes nacionales se vieron con mayor frecuencia en Estados Unidos (96%, en comparación con el 93% de los encuestados en México y Brasil y 89% en Canadá). Para las empresas encuestadas en Estados Unidos, un promedio del 45% del valor de las cuentas por cobrar pagadas con retraso fueron ventas domésticas. Esta parece ser una de las razones por las cuales una de cada dos empresas encuestadas en los Estados

Unidos informó estar preocupada por un deterioro significativo de su DSO (días promedio de pago) en los próximos 12 meses (ver gráfico 1). El 1.5% del valor de los créditos comerciales domésticos y el 0.6% del valor de las cuentas por cobrar en el extranjero se convirtieron en incobrables. México y Brasil fueron los más afectados por los créditos incobrables. Los créditos nacionales registrados como incobrables en América se originaron principalmente en los sectores de construcción, bienes de consumo, duraderos, electrónica y servicios empresariales. Para el 50% de las empresas entrevistadas en América, las cancelaciones se debían principalmente a que el cliente estaba en bancarrota. Brasil reportó el porcentaje más alto en este segmento (53%). Otras razones fueron: la deuda era demasiado antigua (35%), fracaso en los intentos de cobranza (34%), el cliente no pudo localizarse (33%), problemas de liquidez (35%), entre otros. Los clientes nacionales demoraron los pagos sobre todo debido a la insuficiente disponibilidad de fondos (41.8%) y al uso intencional que hicieron sus compradores de las facturas pendientes como forma de financiación (28.2%).


Dos de cada cinco negocios en América esperan que sus DSO empeoren en 2018.

Al igual que se observó en el 2015 y 2016, México parece ser el país que más se vio impactado por los pagos de facturas vencidas —el 54.8% del valor total de las ventas nacionales y el 56% del valor total de las facturas internacionales se pagaron con demora—. Esto también se vio reflejado en el resultado de los días DSO en México, que promedió los 47 días y es significativamente mayor que el promedio regional de 35 días.
El 25.9% de los encuestados en América planea realizar mayores acciones enfocadas en proteger su empresa del impacto del Brexit, la desaceleración en Asia y el proteccionismo en Estados Unidos. Este es un porcentaje significativamente superior al registrado en Europa (15.5%) y es posible que esté recalcando la percepción de las empresas en América de que están más expuestas a los riesgos que surgen de estos factores internacionales. El 30.8% declaró que una de sus acciones será contratar herramientas que ayuden a aumentar el control del riesgo crediticio, como lo es el seguro de crédito (ver gráfico 2).
Karel Van Laack, Director General de Atradius Seguros de Crédito S.A. en México comentó: “Las vulnerabilidades originadas por la nueva administración Trump, junto con la renegociación del NAFTA y otros desafíos

políticos, son algunos de los motivos por los cuales en 2017 los encuestados en América planean hacer más para proteger a sus empresas de los riesgos de impago. Atradius opera como un socio en sus procesos internos, brindando el apoyo para controlar riesgos, incrementar ventas y desarrollar nuevos mercados y nuevos clientes”.
David Huey, Director Regional de Atradius Trade Credit Insurance NAFTA comentó: “La inusual incertidumbre en la economía global, especialmente en materia de política comercial, parece influir en gran medida en el entorno empresarial. Esto está afectando el comportamiento de pago en América, así como en todo el mundo. Los resultados de nuestra encuesta muestran claramente que en la actual coyuntura económica, las empresas están preocupadas por el impacto de los pagos atrasados en su posición líquida. Esto hace que sea esencial que se enfoquen en la gestión de cuentas por cobrar B2B y en el seguro de crédito, para evitar interrupciones en el flujo de efectivo que podrían causar un impacto en toda la cadena de suministro”.


Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn