IMPACTO TECNOLÓGICO EN LA RECUPERACIÓN

Año con año las cifras de vehículos robados ascienden y la tecnología ha sido una piedra angular para cambiar este tipo de datos. Desde vehículos último modelo hasta clásicos, no importa el tipo, marca o modelo, todos son susceptibles al robo.

EL USO DE LA TECNOLOGÍA PARA EL COMBATE AL ROBO DE AUTOS

El robo con violencia continúa en una escalada ascendente vs. los vehículos robados mientras permanecen estacionados. Al mismo tiempo, Entidades Federativas que se mantenían fuera de las estadísticas de robo, han sido incluidas con índices elevados en poco tiempo. De acuerdo al más reciente estudio publicado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros AMIS (septiembre 2017-agosto 2018), con cifras de OCRA, el número de vehículos asegurados robados alcanzó los 93,656. Lo anterior representa un aumento de más de 10% respecto al mismo periodo del año anterior. Este tema se ha convertido en un foco rojo para las aseguradoras, quienes invierten una gran cantidad de recursos económicos, materiales y humanos durante los procesos de indemnización por robo de vehículos. Existen diversos factores que agudizan el problema de robo de vehículos en México, entre los que se encuentran: el robo con violencia, que pone en riesgo la integridad física de los conductores; se afecta el patrimonio de las familias, más aún si consideramos que el 66% de los vehículos son adquiridos por medio de un financiamiento; las tarifas de las pólizas de seguro de automóviles con una alta siniestralidad por robo pierden competitividad en el mercado, ya que aumenta su precio; las aseguradoras deben crear fondos de reserva más grandes para cubrir las indemnizaciones; incurren en una cantidad importante de gastos administrativos para realizar los trámites de indemnización o salvamento de unidades robadas.

RADIOFRECUENCIA (RFD)

El uso de la Radiofrecuencia ha demostrado ser, por más de 20 años, un método eficaz para recuperar vehículos robados. Gracias a este tipo de tecnología, se logra recuperar más del 90% de vehículos robados, el mismo día que el asegurado lo reporta. Entre otras ventajas, la Radiofrecuencia no puede ser bloqueada por los jammers; tampoco pierde su efectividad en espacios cerrados, sótanos o contenedores.

TECNOLOGÍA DE GPS – GPRS

Sin lugar a dudas, la tecnología basada en el uso del GPS en conjunto con una app, ha sido un modelo innovador para que el asegurado tenga “en la palma de su mano”, la ubicación de su auto. En este caso usuarios han manifestado sentir esta tecnología como invasiva, vulnerable o hasta hackeable; sin embargo, puede ser considerada de gran utilidad para conocer el paradero de un auto, no sólo en eventos de robo.

Con todo lo anterior, las aseguradoras han encontrado a un gran aliado en empresas que ofrecen un servicio integral de localización-recuperación y entrega de vehículos robados. La oferta de compañías que ofrecen la localización de vehículos robados es muy amplia, sin embargo pocas ofrecen un servicio donde a través de amplios recursos humanos, tecnológicos y legales, adicionales a acuerdos firmados con las autoridades, permitan la real recuperación de vehículos robados.

TELEMETRÍA

No es ajeno conocer que la tecnología marcha a una gran velocidad; sus avances no dejan de sorprendernos y cada vez se involucra en un mayor número de negocios, reinventando la manera en que se solían hacer las cosas. El caso de la telemetría es el siguiente gran salto por cómo su uso modificará la forma en que las aseguradoras calcularán el costo de una póliza. Información de los hábitos de manejo como límites de velocidad, frenados y hasta las zonas donde transitan, podrán otorgar beneficios de descuentos a conductores responsables. Toda la información que se pueda obtener a través de un dispositivo llamado OBD (On Board Diagnostics), será de gran importancia para las aseguradoras.

IOT

La tecnología es la herramienta principal para disminuir las estadísticas de robo de vehículos, así como ayudar a las instituciones policiales; también genera un valor agregado y un ahorro significativo a las compañías aseguradoras.

Sabemos que el Internet de las cosas será una nueva “ola” tecnológica que se aplicará en el mundo de los seguros. De ello hablaremos en otra ocasión.

Las últimas cifras por parte de las autoridades —tanto el SESNSP (Sistema Nacional de Seguridad Pública) como la AMIS (Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros)— han reportado alarmantes incrementos de este delito, lo cual es un llamado para utilizar nuevas formas y tecnologías para la protección del principal bien de muchas familias mexicanas.

Recordemos que las empresas aseguradoras toman un lapso de 30 días para iniciar el trámite de pago ante el asegurado, en caso de no recuperación de un automóvil.

Es aquí donde la tecnología aplicada para lograr la recuperación de un vehículo robado toma un papel importante; entre más rápido sea recuperado un vehículo después del siniestro de robo, las empresas Aseguradoras tendrán la oportunidad de detener una serie de trámites administrativos, que de cara al Cliente, son tediosos y burocráticos.

El hecho de recuperar un vehículo en menos de 30 días, con un tiempo récord de localización promedio de 30 minutos y entrega promedio de 48 a 72 horas, hace a la aseguradora ser la mejor elección para su cliente potencial, gracias a la tecnología de Radio Frecuencia Digital que permite traspasar espacios cerrados, techados y áreas subterráneas, ayudando a elevar el índice de vehículos recuperados y evitando gastos adicionales como cargos de traslado, extraoficiales, papeleo innecesario, etcétera.

La tecnología se encuentra evolucionando a diario, es por ello que se requiere de una evolución integral; se necesitan nuevas opciones para crear diferentes tipos de pólizas y planes a ofrecer al cliente del mañana.

La información es pieza fundamental para poder ejecutar este tipo de avances, por tal motivo se requiere conocer el comportamiento del nuevo cliente ya que es de suma importancia para generar nuevas alternativas de pólizas; desde la premiación con un bajo costo o facilidades adicionales en su póliza debido a un comportamiento de bajo riesgo, hasta un plan especializado y detallado por tener un comportamiento de alto riesgo.

Con esto se logra fomentar la cultura de prevención, creando diferentes escenarios para lograr la seguridad que merece el cliente.

Dicha seguridad se encuentra fortalecida con la tecnología, el conocer la posición exacta del vehículo, los hábitos de conducción, el historial de uso, así como una forma amigable y ejecutiva de analizar este tipo de información, permite tener mayor confianza en las aseguradoras para la ampliación de la cultura de prevención.

Las nuevas herramientas que se han desarrollado en últimos años generan una apertura adicional para realizar una mejora en las existentes, con el uso de vehículos aéreos no tripulados —mejor conocidos como drones— se logra tener una visión nueva al momento de localizar, recuperar y entregar vehículos en caso de robo.

Este tipo de tecnologías son complementarias a las ya existentes y permite generar mejoras y aumentar eficiencia en la recuperación. El futuro de la recuperación se encuentra plasmado no sólo en las necesidades de los asegurados, ni en los hábitos de consumo o el poder adquisitivo, va más allá de este tipo de factores; con esto nos referimos a que se requiere de un estudio completo que utilice como fuente principal los hábitos de conducción en los vehículos.

Esto ayudará no sólo a comprender los diferentes tipos de clientes existentes, sino permitirá también incrementar índices y eficientar ejecuciones en los procesos al momento de algún siniestro, lo cual va a ser posible por medio de sistemas satelitales o de Radio Frecuencia Digital.

La tecnología de Radio Frecuencia Digital tiene la característica de no ser afectada por inhibidores de señal, mejor conocidos como jammers. Estos inhibidores se venden fácilmente y son ampliamente utilizados por la delincuencia para erradicar temporalmente la emisión de señal, evitando así la localización de la unidad o que los encuentren infraganti y ser procesados por los delitos cometidos.

Los niveles de delincuencia han crecido a índices alarmantes, no sólo por el hecho del aumento en los números, también en el modus operandi; las llaves inteligentes no están siendo suficientes para evitar el robo, ni mucho menos alarmas escandalosas.

Se requiere de algo adicional: un sistema completo que no sólo alerte a las autoridades, sino que les ayude a disminuir el índice de robos o en su defecto a incrementar la cantidad de vehículos recuperados.

 Las aseguradoras, con el mismo sistema integral, podrán analizar los datos arrojados, reducir gastos de indemnizaciones, brindar un valor agregado en nuevos productos y, sobre todo, proteger mejor a su cliente contribuyendo a la cultura de prevención.


Lo Jack fue fundada en 1986 en Massachusetts, Estados Unidos. Se especializa en sistemas de rastreo y recuperación de bienes.
www.lojack.com.mx

ALEJANDRO DE BERAZA
GERENTE DE PROGRAMAS ESPECIALES
LO JACK


Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn