LA ADMINISTRACIÓN DE RIESGOS AL ALBOR DE UN MUNDO FELIZ

¿Está la economía global en proceso de normalización?

Después de la gran crisis financiera de 2008, la economía mundial inició un proceso gradual y accidentado de normalización económica.

Estados Unidos, que ha visto una recuperación más acelerada que el resto del mundo, inició la contracción de su política monetaria antes que Europa.

El delicado equilibrio económico ha implicado importantes tensiones en el contexto global. Los incrementos en tasas, que siguen siendo el refugio psicológico de los mercados de capitales, han generado tensiones importantes en el resto de los mercados.

El mundo espera tasas de crecimiento de aproximadamente 3.9% en el Producto Interno Bruto para los ejercicios 2018 y 2019. Este crecimiento encontrará sus motores fundamentales en los países más desarrollados y la contribución del sur de Asia, zona emergente donde se anticipa el mayor dinamismo.

Sin embargo, se habla de que Estados Unidos podría ver una desaceleración en su economía con un nuevo ciclo recesivo.

Por otro lado, Italia, la 5ª economía del mundo, desde hace ya varios años está sumida en una crisis económica y política que la nueva coalición política populista no puede más que agravar. Es claro que si la economía italiana entra en default, la crisis de ese país difícilmente podrá ser financiada por los bancos centrales en el resto del mundo. No sólo debido al tamaño de esta economía, sino también a la precariedad de los márgenes con los que están operando los bancos centrales después de las crisis internacionales del 2008 y la crisis griega de hace unos años.

EL CHOQUE CON LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Existen, sin embargo, eventos que hay que monitorear con mucho cuidado. Recuerdo hace algunos años una conversación con un reconocido economista de Cambridge. Me comentaba que cuando era estudiante, uno de sus mentores le señaló que el mundo se transforma en olas que duran alrededor de 30 años. Después de un periodo de relativa estabilidad económica que ha permitido avances tecnológicos impresionantes, nos encontramos desde hace tal vez un par de años con los efectos generalizados que los nuevos descubrimientos científicos traen a la sociedad.

Por un lado, son promesa de gran bienestar social en casi todos los campos que atañen a la vida del ser humano y el resto de las especies que poblamos el planeta. Sin embargo, implican grandes cuestionamientos de reorganización social, a los cuales no se ha podido dar respuesta satisfactoria. Esto no es un fenómeno desconocido.

A finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX, la primera y segunda Revolución Industrial crearon grandes movimientos sociales que transformaron al mundo contemporáneo. El choque de estos grandes cambios con las estructuras sociales de cada país, dieron como resultado la organización sociopolítica que dominó a nuestro planeta durante la segunda mitad del XIX y todo el XX. El establecimiento de ese nuevo orden de Estados-Nación, que sucedió al periodo de los grandes imperios del siglo anterior, no se dio sin conflictos. Estos encontraron su clímax en la Gran Guerra de 1914-19 y la Segunda Guerra Mundial de 1939-45. La guerra fría –y su gran corolario en la guerra de Kosovo y la separación de Yugoslavia– marcan la tónica del Siglo XX y los últimos ecos de una época, para abrir paso a una nueva etapa en nuestro planeta con la popularización de la física cuántica y otros descubrimientos científicos.

POLÍTICA COMERCIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS

No porque la sátira sea un género literario que tiende a identificarse con la burla, deja de ser una herramienta política sumamente poderosa. Tampoco es porque el Tratado de Libre Comercio haya pasado a ojos del presidente de los Estados Unidos de ser el peor acuerdo comercial de la historia al mejor acuerdo del mundo, que todos los puntos se han puesto sobre las íes y que todos los temas se encuentren planchados.

Hay que mantener la mirada atenta al desarrollo de las relaciones comerciales entre China y EUA, pues lo que suceda en ese campo de batalla tendrá sin duda efectos económicos de gran envergadura para la economía mundial.

Sin embargo, es interesante notar cómo el tema de la crisis migratoria hondureña ha puesto de manifiesto el papel estratégico que juega México en la política de seguridad nacional de nuestro vecino del norte. Esta posición contrasta dramáticamente con la forma como ese país manejó la negociación del nuevo tratado.

China y los Estados Unidos son los dos mercados más grandes del mundo. El conflicto comercial entre estos colosos apunta claramente a los reajustes geopolíticos que vivimos.

Estados Unidos, como ya se decía más arriba, está entrando en una etapa de normalización económica y política monetaria restrictiva. China, por su lado, comienza a vivir contracciones en la tasa de crecimiento económico, si bien sigue mostrando gran dinamismo. Ambos países han de enfrentarse en otros campos de batalla importantes como lo son el desarrollo tecnológico, pero también el despliegue táctico militar a nivel global.

CONFLICTOS ARMADOS EN ASIA Y MEDIO ORIENTE

Las tensiones que estamos viendo desarrollarse en distintos lugares del mundo tienen que ver por un lado con el reposicionamiento de los grandes jugadores, pero también con la reivindicación y reorganización de los países emergentes.

No es novedad, tal como lo señaló Samuel Phillips Huntington en su obra El choque de las civilizaciones, que el mundo musulmán será durante los años por venir un foco importante de conflicto y reorganización social. Las rupturas que vivirán estos países sucederán en lugares críticos para la estabilidad global y regional y provocarán desequilibrios importantes.

Sirva de ejemplo el caso de Siria, vendido a la población mundial como un problema político en donde hay que substituir a un dictador por una democracia. El tema inicia hace un par de décadas con la guerra entre Irán e Irak y las subsecuentes guerras del Golfo que provocaron desplazamientos poblacionales importantes hacia la zona de Medio Oriente. A esto se sumó un periodo de grandes sequías que concentró la población en las zonas urbanas, en un momento en que intelectuales e universitarios de ese país fomentaban un creciente nacionalismo –que encontró tierra fértil junto con las tendencias más fundamentalistas del Islam– entre los grupos poblacionales desplazados y heridos por la guerra y las pérdidas económicas y humanas.

Este caldo de cultivo no podía sino estallar y ser atizado por las grandes potencias que reconocen en Damasco un papel vital de contención para mantener o desestabilizar el equilibrio geopolítico entre Rusia, Irán, Israel; y entre Estados Unidos y Europa. Las víctimas y la democracia, tristemente, no son más que daños colaterales a los grandes intereses regionales.

EL MERCADO DE SEGUROS CONTINÚA SU TRAYECTORIA

En medio de este entramado se espera que el crecimiento del sector asegurador global oscile entre el 5 y el 5.5% durante los próximos 2 años, con lo que representará entre el 1.3 y el 1.4 del GDP mundial.

El crecimiento vendrá tanto de los países industrializados como de los mercados emergentes, y sin duda la operación de Vida será el foco de crecimiento.

Property & Casualty espera ver incrementos en tasas, pero estos estarán circunscritos a los países y ramos que han visto un comportamiento adverso en los últimos años.

En América Latina la siniestralidad se ha mantenido en rangos razonables en el ramo de Incendio y líneas catastróficas, por lo que no anticipamos incrementos substanciales salvo en los países afectados por el Huracán María durante el año 2017, particularmente Puerto Rico, donde los ajustes ya se han vivido de manera notable.

Las mejoras tecnológicas en ventas, operación y servicio no sólo son deseables sino también necesarias. Los márgenes de utilidad en nuestro sector se han reducido de manera muy importante y es indispensable encontrar esquemas de distribución, expansión, operación y servicio que sean mucho más dinámicos y eficientes.

Estas mejoras, junto con el exceso de capital en los mercados financieros, potenciarán el efecto disruptivo de la transferencia alternativa de riesgo. Se prevé que el segmento de intermediarios continuará consolidándose aún más. El modelo  AGENTE–ASEGURADOR–BRÓKER–REASEGURADOR está siendo substituido por una competencia de todos los actores por tener acceso directo al cliente. El capital se ha vuelto un comodity y esta dinámica transformará dramáticamente al sector y sus actores en los próximos años. Hoy el capital alternativo de reaseguro representa ya 15% de la capacidad total.

No cabe duda de que este gran dinamismo traerá nuevos cambios regulatorios y de supervisión. La cada vez menor claridad en las fronteras entre los distintos servicios financieros está teniendo ya el mismo efecto en los órganos regulatorios y de supervisión.

LOS RETOS EN MÉXICO

Mientras todo esto sucede en el resto del mundo, en México estamos frente al enorme reto de la construcción de una nación libre, democrática, próspera e incluyente. Y ello se logrará, en gran medida, a través de la correcta administración de riesgos, que involucra no sólo a las personas y a las empresas, sino que también opera para la administración pública.

En este sentido, el sector asegurador propone que la nueva administración pública del país tome medidas para que, de forma sistemática, se evalúen los riesgos y se adopten acciones de prevención que ayuden a lograr los objetivos nacionales, lo que generaría ahorros considerables y mejoras significativas en la resiliencia de nuestras instituciones, así como en la calidad de los servicios públicos.

El marco legal y operativo de nuestra industria es la plataforma más sólida para dispersar y transferir los riesgos de cualquier persona, empresa y organismo público. La agenda de trabajo del sector asegurador con el Gobierno debe avanzar para convertirnos en su socio estratégico, y contribuir en su proceso hacia el perfeccionamiento e implementación efectiva de una política de administración de riesgos públicos que nos permita crear el país que queremos dejarle a nuestros hijos.

OLAS DE 30 AÑOS…

Es cierto que el mundo parece operar como un gran océano en el que el espacio entre ola y ola parece ser de unos 30 años. Sin embargo, igual que en el mar a veces nos sorprende que detrás de una gran ola aparece otra escondida del mismo tamaño o mayor. La cuarta Revolución Industrial viene acompañada de una gran ola de transformación social: desplazamientos migratorios, fobias sociales, angustias, replanteamientos de la lucha laboral, nuevas formas de explotación en un mundo súper poblado y con una sustentabilidad ecológica precaria; indicadores descarrilados apuntando al colapso y una inmensa esperanza mundial de que como nadie tiene una respuesta, seguro la ciencia encontrará la solución y al final todo se va a arreglar solo.

Hace muchos años escuché una interesante teoría que indicaba que todo el modelo económico liberal no era sino una derivada de las fórmulas básicas de la física clásica euclidiana. No obstante, la ciencia clásica ha sido substituido por la física cuántica y la teoría de la relatividad, y por lo tanto es necesario replantear todos los principios económicos en esta nueva ciencia.

De hecho, esta teoría iba más lejos, pues afirmaba que en occidente la visión del mundo es una visión fundada en el método científico como base epistemológica y que en la medida en que cambie la ciencia, irá cambiando la visión del mundo. La física cuántica por lo tanto no sería sólo un cambio paradigmático en la ciencia, sino que conllevaría –al menos en occidente– un cambio de paradigma social.

Y sin embargo, las propuestas políticas del Congreso Británico o de los nuevos populismos sociales no parecen estar encontrando una respuesta. ¿No será, acaso, que ha llegado el momento de dar una base cognitiva distinta del método científico para responder los grandes cuestionamientos sociales y la definición de nuestra visión del mundo?


La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) nace en 1964, después de la creación de la Comisión Nacional de Seguros. Su objetivo es promover el desarrollo de la industria aseguradora, representar sus intereses ante autoridades del sector público, privado y social, así como proporcionar apoyo técnico a sus asociados.
www.amis.com.mx

MANUEL S. ESCOBEDO
PRESIDENTE
ASOCIACIÓN MEXICANA DE INSTITUCIONES DE SEGUROS (AMIS)


Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn