Si pudiéramos reunir a un grupo de empresarios importantes y les hiciéramos solamente una pregunta: “¿Cuál es el elemento más valioso que tiene tu empresa?”, sin temor a equivocarme y casi de inmediato 9 de cada 10 empresarios diría: “Mi capital humano”. Sin embargo, en tiempos de austeridad o de reducción de costos el primer rubro que se impacta de forma directa es precisamente el capital humano. Un tanto irónico pero es una realidad latente pues las empresas carecen de esa coherencia entre lo filosófico y la realidad en la apreciación del factor humano y su importancia para el crecimiento. A final de cuentas todo se reduce al pago de un sueldo por un trabajo realizado, convirtiéndose en una monotonía diaria, aprovechándonos de la antigua cultura protestante del trabajo donde el esfuerzo duro diario lleva a una buena vida.
Se han realizado múltiples estudios que demuestran que en México la cultura de trabajo implica largas jornadas, aplicando horarios laborales extraordinarios, donde salir a la hora pactada es sinónimo de holgazanería. Somos hijos de un pensamiento heredado de “trabaja duro todos los días hasta que un día verás la recompensa de un buen puesto”, y así, motivados con esa promesa mental impuesta nos dedicamos todos los días a laborar sacrificando inclusive la calidad de vida y el tiempo con la familia.
Según estudios recientes presentados por GALLUP, sólo el 16% de los trabajadores mexicanos sienten satisfacción por lo que hacen y el 60% afirma que se siente desconectado con su empresa. Esta estadística no es muy alentadora y la conclusión es sencilla: la empresa no se preocupa por sus colaboradores, reduciendo las prioridades a la generación de rentabilidad sin importar el costo humano que esto conlleve.
Este escenario se vuelve más crudo si incluimos a las nuevas generaciones de millennials, cuyas exigencias como calidad de vida, seguridad y esparcimiento, se vuelven tópicos de negociación en las nuevas contrataciones. Hoy más que nunca las nuevas generaciones buscan un balance en calidad de vida-trabajo-remuneración; nos encontramos en una nueva era donde volver a dar valor al capital humano se debe convertir en pilar importante de toda planeación estratégica empresarial, y las iniciativas orientadas a este pilar se concreten en acciones específicas que incentiven la lealtad y el compromiso del equipo en todos los sentidos.
No es ningún secreto que todas y cada una de las empresas dentro del Fortune 500, Forbes, Great Place to Work, etc., tienen planes específicos en lo que a desarrollo de lealtad se refiere, y le dan la cabalidad e importancia que amerita, más allá de una misión, visión y valores que adornan las paredes de una oficina. En verdad llevan estos pensamientos a la práctica y lo convierten en planes específicos de trabajo.

Según las proyecciones a futuro para el 2025 el 75% de la fuerza productiva de México será compuesta por millennials. Esta población tiene necesidades y características propias debido a que su desarrollo individual ha sido en un mundo con acceso a más información que generaciones pasadas y, por lo tanto, su visión del mundo y del trabajo es rotundamente diferente.
Un estudio realizado en 2016 por Hays Group, especializado en reclutamiento de profesionales, indica que las nuevas generaciones dan mayor relevancia y valor a los beneficios agregados más que al salario. Si bien encontrar trabajo hoy en día no es tarea fácil —debido a la crisis económica que provoca que los salarios sean más estandarizados—, la estrategia de beneficios extras viene a ser la jugada con mayor peso y, acorde a dicho estudio, se pueden clasificar en los siguientes valores de importancia:
1. Flexibilidad de horarios y facilidad para viajar.
2. Acceso a programas de protección y salud.
3. Beneficios orientados a calidad de vida.
4. Oportunidades de crecimiento rápido.


Dicho lo anterior, nos centramos en la estrategia de la adquisición de seguros empresariales para complementar la calidad de vida y el nivel de compromiso de los colaboradores, como parte de la estrategia de crear un programa de beneficios y prestaciones atractivo.
Empezando siempre por el más obvio de todos que es el seguro de gastos médicos mayores, el cual bajo un esquema de póliza colectiva, otorga la posibilidad de enfrentar necesidades médicas importantes que pueden representar un gran riesgo para el patrimonio personal.
Pero también existen otros seguros que pueden fortalecer la estrategia corporativa tales como:
• Seguro para gastos funerarios.
• Seguro de gastos médicos menores.
• Seguro contra accidentes.
• Seguro de gastos odontológicos y plan dental.
• Planes de ahorro asegurados y bonos de lealtad.
• Planes privados de retiro con suma asegurada.
• Becas educativas.

DE LO GENERAL A LO PARTICULAR, EL INVOLUCRAMIENTO DE LOS SEGUROS PARA INCENTIVAR LA LEALTAD
En muchos de los casos las consecuciones de dichas estrategias pueden ser, inclusive, deducibles de impuestos para la empresa y con costos colectivos muy accesibles por lo que se consigue mucho invirtiendo muy poco.

EN TIEMPOS DE CRISIS MUCHOS LLORAN Y POCOS VENDEMOS PAÑUELOS
Dada la naturaleza de la evolución del sector empresarial se abre un nicho de mercado muy interesante. La tendencia de la empresa será la de crear planes de beneficios más robustos donde los seguros juegan un rol crucial en la estrategia.
Las oficinas dedicadas a la comercialización de seguros deben ver esto como una gran oportunidad y un gran reto, pues debemos evolucionar de ser una mediadora de pólizas a un asociado estratégico para nuestros clientes, con la capacidad, creatividad y versatilidad para crear programas completos de beneficios y retención. Traduciendo ese esfuerzo a la disminución de la rotación de personal, y valoración y crecimiento del talento corporativo.
Nuestro rol se vuelve más estratégico, mucho más fino, siendo capaces de entender para nuestras empresas cliente las nuevas tendencias de valor y traducirlas en programas de protección atractivos para los colaboradores. Poco a poco el sector empresarial está aprendiendo esta nueva tendencia, pero no siempre tiene el tiempo ni los recursos para desarrollarla internamente.
Entendiendo esta necesidad, Universo México combina soluciones empresariales de estrategias de administración de servicios especializados, con una plataforma de protección patrimonial, convirtiéndose así en una opción rentable para las empresas, siendo ese socio estratégico ideal para crear planes de atracción, retención y motivación del empleado. Creemos fielmente en la filosofía de ser generadores de experiencia, la cual es enaltecida y fomentada a través de nuestro portal de beneficios que, bajo un paraguas all in one, es capaz de crear toda una experiencia positiva donde el colaborador se sienta muy orgulloso de pertenecer, donde se siente protegido en todo nivel y ante toda eventualidad. Siendo así otro referente más de este universo que está en constante expansión.


Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn