183 vistas sitio anterior

La regulación de seguros ante la llegada del Insurtech Participación del sector asegurador y afianzador

Al cierre de junio de 2019 el mercado de seguros y fianzas estaba conformado por 103 instituciones de seguros y 10 instituciones de fianzas.  El volumen total de prima directa del sector asegurador se ubicó en 307,099 millones de pesos, representando el 98.5% del total de la prima emitida. De esta forma, las primas directas reportaron un incremento anual de 8.6% en términos reales, esto es 8.5 puntos porcentuales por arriba del crecimiento del PIB al cierre del segundo trimestre de 2019. Por su parte, al segundo trimestre de 2019, las primas directas del sector afianzador ascendieron a 5,033 millones de pesos, representado el 92.0% del total de la prima emitida.      

Canales de distribución La prima emitida del sector asegurador de acuerdo con la forma de venta o canal de distribución se encuentra concentrada en un 56.9% en los canales tradicionales como lo son los agentes y corredores. El 43.1% restante se distribuye entre la fuerza de venta interna, la distribución a través de sucursales bancarias y otros canales de acceso (ver gráfico 1).

Por otra parte, el 47.4% y el 51.8% de la prima de seguros de vida y autos, respectivamente, se distribuye por medios tradicionales, mientras que la prima correspondiente a los seguros de accidentes y enfermedades y daños sin autos se distribuye por medios tradicionales en 85.0% y 605%, respectivamente (ver gráfico 2).   Como podemos apreciar, más de la mitad de la prima emitida de las operaciones de seguros se distribuye a través de los medios tradicionales de intermediación, previéndose áreas de oportunidad para la innovación en lo que se refiere a este tipo de actividades.       

Referentes de Insurtech en México Con el avance de la era del Big Data y el surgimiento de una nueva revolución tecnológica en herramientas digitales, ha surgido el Insurtech como respuesta al uso que, inevitablemente, el sector asegurador y afianzador ha empezado a hacer de dichas tecnologías. Los seguros masivos y los procesos de suscripción digitales han mostrado un avance importante. Sin embargo, con la llegada de estas nuevas formas de operación también llegan nuevos riesgos, especialmente los riesgos de suscripción (selección adversa), los riesgos de fraude y los riesgos cibernéticos (daño a la información o a los procesos digitales).

El uso de las nuevas tecnologías digitales que caracterizan el Insurtech, han aparecido gradualmente en las operaciones de seguros y fianzas en México, como lo son:

Microseguros: asociados a microcréditos, tienen como base un proceso de suscripción y control digital. La masa de información proveniente de medios digitales operados por bancos y comercios provee la información necesaria sobre el comportamiento de los   riesgos de este tipo de seguros, facilitando su suscripción. Al cierre de 2018 se tuvieron casi 10 millones de riesgos asegurados. La expectativa es que tengan un aumento sustancial en años futuros, facilitado por las nuevas tecnologías digitales (Insurtech).

Seguros de índices: los seguros de índices establecen un determinado umbral de comportamiento del riesgo asegurado, de manera que se pacta que, ante un comportamiento del riesgo asegurado por encima o por debajo de dicho umbral, la compañía tendrá que pagar las indemnizaciones prometidas, siendo éstas un monto preestablecido. Éste ha sido posible gracias a las tecnologías satelitales que permiten medir los efectos producidos por ciertos fenómenos catastróficos como terremoto y huracán, sobre las regiones donde ha afectado el fenómeno, determinando de esta forma si se ha excedido el umbral y se deben pagar las indemnizaciones prometidas.

Seguros de autos: han evolucionado hacia procesos y formas de aseguramiento basados en medios digitales. La suscripción en línea bajo procesos comparativos de precios y el aseguramiento a tiempo real de circulación del vehículo, son ejemplos de las nuevas formas que las recientes tecnologías han dado a los seguros de auto.

Participación del regulador La Revolución Industrial 5.0 ha traído consigo cambios innovadores y disruptivos en la cadena de valor del seguro Estos cambios ponen en riesgo la función económica y social, así como la sustentabilidad de los seguros.

El nuevo ecosistema del seguro ahora está orientado en cubrir las necesidades particulares del consumidor, lo que cambia el sentido mutualista del seguro. Esta nueva realidad trae desafíos para el regulador, como lo son:

Arbitraje regulatorio: la regulación y supervisión deben estar basadas en “mismas actividades, mismas reglas”, con un campo de juego parejo.

Proporcionalidad: los nuevos emprendimientos Insurtech en su mayoría son empresas pequeñas que tienen perfiles de riesgo menos complejos, por lo que una regulación robusta puede constituirse en una barrera de entrada para estas empresas. La regulación debe buscar ser apropiada al riesgo que toma cada empresa, como principio necesario de una buena gestión de riesgos.

Balance entre innovación y riesgo: la neutralidad tecnológica, la definición de los productos o servicios que se ofrecen y los riesgos que se toman son relevantes.

Capacidades y habilidades del supervisor: tecnología innovadora por parte de aseguradores y supervisores: SupTech y RegTech.

Por ello, el regulador, dentro de este nuevo contexto debe buscar un equilibrio entre mejorar la innovación financiera y preservar la función económica y social de los seguros como garantizar un marco de protección al consumidor, así como la estabilidad financiera, tolerancia del marco regulatorio a los nuevos riesgos y regulación proporcional que se debe ajustar rápidamente.

Tomando en consideración la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech), basada en principios de inclusión e innovación financiera, promoción de la competencia, protección al consumidor, así como el mantenimiento de la estabilidad del sistema financiero, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) se encuentra en la elaboración de un análisis cuidadoso que prevea la forma en que se deben definir las bases de control y mitigación de riesgos cibernéticos por parte de las compañías de seguros; para la cual se contempla la posibilidad de incorporar un mecanismo de requerimiento de capital de solvencia vinculado al control de este tipo de riesgos. Los seguros sobre riesgos cibernéticos que han empezado a adquirir algunas compañías de seguros para protegerse de este riesgo es un elemento que habrá de tomarse en cuenta como un mitigador.

El regulador, dentro de este nuevo contexto, debe buscar un equilibrio entre mejorar la innovación financiera y preservar la función económica y social de los seguros.

La regulación habrá de apoyarse en la participación de terceros expertos cuyo conocimiento permitirá tener un dictamen certero respecto de las medidas de mitigación de riesgos de las operaciones que realiza una compañía de seguros bajo la figura de Insurtech.

Reflexiones finales La aparición de modelos basados en la tecnología y su aplicación en seguros ha generado un choque al equilibrio del ecosistema. La innovación tecnológica ha introducido nuevos actores interesados en el ecosistema de seguros cuya participación puede estar fuera del perímetro regulatorio. Los desarrollos tecnológicos como plataformas digitales, Internet de las cosas, telemática, Big Data, asesores robóticos, inteligencia artificial y productos punto a punto, se han insertado en las diferentes etapas de la cadena de valor del seguro, generando procesos más eficientes, expeditos y a menores costos.

Independientemente de estas ventajas, el modelo Insurtech ha generado un cambio de paradigma respecto al papel del asegurado, quien ahora es el elemento principal en el diseño de los productos. Al mismo tiempo, las barreras del mercado se han disuelto. Las nuevas plataformas tecnológicas ya están resolviendo problemas del cliente, en muchos casos más rápido, de manera más rentable y generando una mejor experiencia.

El regulador, por tanto, deberá vislumbrar, acoplarse y tratar de identificar y prever su participación a fin de detectar y mitigar los riesgos del sector.

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) fue fundada en 1990. Es un órgano desconcentrado de la SHCP. Su objetivo es supervisar que la operación de los sectores asegurador y afianzador se apeguen al marco normativo, preservando la solvencia y estabilidad financiera de las instituciones de Seguros y Fianzas. www.gob.mx/cnsf

Ricardo Ochoa Rodríguez

Presidente

Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF)