A menudo escucho tanto de parte de los agentes de seguros como de las compañías aseguradoras, que estamos en el negocio de la previsión de riesgos. Considerar que cumplimos nuestra misión de prevenir riesgos logrando vender pólizas de seguros es una visión muy limitada del compromiso que debemos tener si de verdad pretendemos ser “Profesionales de Previsión de Riesgos”. Ser un profesional o una empresa comprometida con la previsión de riesgos debe ir más allá de vender pólizas de seguro, es participar en proyectos para educar y concientizar —en especial a niños y jóvenes—, respecto de las consecuencias que las personas, las empresas y el propio país podemos sufrir al no contar con planes y acciones para hacer frente a contingencias provocadas por diferentes riesgos.
Desde 1997, AMASFAC lleva a cabo —en colaboración con asociados y escuelas—, la Semana Nacional de la Previsión y la Responsabilidad, donde el objetivo es ayudar a estudiantes de 4º, 5º y 6º de primaria de todos los estados del país, a aprender más acerca de la previsión y otros elementos que les servirán para ser más responsables con sus familias, con la sociedad y con el mundo en el que vivimos. Tan solo en los últimos 10 años, más de 1,300,000 niños han escuchado este mensaje.
 
Con este esfuerzo, AMASFAC busca participar en pro de una mejor cultura de la previsión. Prevenir es una forma de evitar o mitigar eventos negativos, y puede aplicarse a todos los ámbitos de la actividad humana. Atender oportunamente las causas que generan dichos eventos es una habilidad que puede ser aprendida, y si se empieza a inculcar la cultura de la previsión desde la niñez, tendremos una sociedad más madura y capaz de evaluar los riesgos que la acechan y su posible impacto, promoviendo además valores, actitudes y creencias que fomenten el desarrollo de los ciudadanos del futuro. Tener una mayor cultura de la previsión nos permitirá ser un país con menos problemas por la mala salud de los habitantes, menos pérdidas económicas por desastres naturales, menos casos de pérdidas de patrimonios familiares o empresariales, fomentar el ahorro interno, tener ingresos dignos para las personas que se pensionen por edad o incapacidad, conservar nuestros recursos naturales y el medio ambiente, entre otros beneficios. Dentro de la Semana Nacional de la Previsión y la Responsabilidad, un grupo de docentes, psicólogos, comunicadores e intermediarios elaboran cuidadosamente material didáctico que consiste en videos, dinámicas, juegos, concursos y reconocimientos, para que de una manera amena se alcancen los objetivos de formación en los estudiantes. Mediante divertidas actividades y con la guía de personajes que refuerzan el mensaje –los “Héroes de la Previsión”– los niños aprenden acerca de diferentes tipos de riesgos y lo que significa prevenirlos: no solamente anticiparlos sino activamente combatirlos mediante acciones específicas. Es así que se trabaja en temas como salud, buenos hábitos alimenticios, prevención de accidentes, ciberseguridad, medios electrónicos, y un tema sumamente importante donde es necesario elaborar toda una red de soluciones interdisciplinarias: la conservación del medio ambiente.
 
Para ello, en 2019, se visitaron un total de 850 escuelas participantes, y con la ayuda de 500 asociados en 35 ciudades se transmitió el conocimiento a cerca de 220,000 alumnos. Eso significa 220,000 familias en las que se ha sembrado la semilla de la cultura de la prevención, sin imposiciones, por el contrario, el mensaje se construye a partir de incentivar compromisos individuales de todos los que viven esta experiencia, combinada con el liderazgo de profesores y agentes de seguros y fianzas. La propuesta por tanto está orientada a la interiorización de estas prácticas a partir de fundamentos sólidos para dejar huella a largo plazo.
Contribuir con esta misión a través de la Semana Nacional de la Previsión y la Responsabilidad, es el reto que se ha impuesto AMASFAC. Además, un especial agradecimiento a todas las instituciones y organismos que se suman a esta tarea y nos brindan su respaldo. Las expresiones de afecto y simpatía que recibimos de los alumnos, padres de familia, directores, docentes y, en general, de toda la comunidad que vive esta experiencia, son para todos ustedes.

 

 

Claudio Castañeda
Director Ejecutivo AMASFAC

Cristóbal Ponce Miranda
Presidente del Comité de la Semana de la Previsión AMASFAC

www.amasfac.org